14 septiembre 2017

Focaccia de romero y queso gran padano


Buenas a todos, ya estoy de vuelta por aquí, me ha costado un poco volver a la rutina y a vosotros también os a costado? 
Bueno que como habéis pasado las vacaciones, espero que genial!!
Mis vacaciones este año han sido geniales y lo he pasado  en grande, verdaderamente genial!! 
Me he ido para el sur y he recorrido bastante zonas de Andalucía que no conocía y ademas he tenido la oportunidad de conocer personalmente a mis queridas amigas Concha , Elisa , Victoria y he visto a mi querida Elia , que a ella si que la conocía ya de antes. 
Por cierto no me canso de deciros muchas gracias por todo, han sido unas vacaciones especiales gracias a vosotras y vuestras respectivas familias, lo dicho sin vosotras no hubieran sido tan especiales, me llevo un bonito recuerdo .
Bueno volvamos ya a la rutina, ya empieza apetecer que refresque y llegue el otoño verdad? o al menos yo ya tengo ganas de ponerme una manga larga y como no, también encender mas a menudo el horno y hornear, que me encanta!! hacer panes y focaccias como en este caso, hoy os traigo esta de romero y queso gran padano que aunque esta mal que lo diga yo, esta riquísima!! además con ese buen chorreón de aceite del pueblo, por encima después de sacarla del horno.
Vamos que esta tan buena que me la comería sin acompañarla de nada mas, así tal cual, os animáis vosotros también a probarla?
Estas otras dos las hice ya algún tiempo, seguro que alguna sera de vuestro gusto os dejo el enlace de la recetas focaccia con cebolla morada y romero  y Focaccia de romero con tomate y anchoas .
Vamos con la receta de hoy.

Ingredientes:
475 gramos de harina de trigo de fuerza
75 gramos de harina de espelta blanca
100 gramos de lascas de queso grana padano
300 ml. de Agua 
25 gramos de levadura fresca Levital
25 gramos de aceite de oliva virgen
+ un extra para después de hecha
* Una cucharadita de azúcar
* Dos cucharaditas de sal
Unas ramas de romero
Sal negra en escamas (De luxe)

* La medida con este asterisco es de una cucharadita de postre.
 Esta focaccia la he hecho en thermomix si, la quiere hacer en modo tradicional, tienes la receta paso a paso mas abajo.

Preparación:
Echamos el agua en el vaso yo utilizo siempre de ósmosis, es lo mismo que el agua embotellada el resultado es totalmente diferente a la del grifo, calentamos a 37º/1 min. y 30 seg./ vel.1.
Añadimos la levadura y la azúcar y mezclamos 5 seg./ vel.3.
Añadimos la harina, la sal, la mitad del romero desmenuzado y la mitad del queso y el aceite de oliva, mezclamos 15 seg./ vel.6.
Bajamos los restos del vaso hacia abajo y programamos 3 min./ vel. espiga sin el cubilete puesto.
Sacamos la masa y formamos una bola y la ponemos en un bol untado con unas gotas de aceite, tapar con un paño húmedo mejor en agua muy caliente y mantener en una zona templada en mi caso calenté el horno a 35º, lo apague y metí el bol, dejar reposar 30 minutos dentro.
Ya veis como sube de rápido.



Espolvorear un poco de harina encima del mármol y amasar unos cinco minutos, esto ayudara a expulsar los gases. 



Estiramos y ponemos en la bandeja del horno, echamos un chorrito fino de aceite por encima y extendemos con las manos y con los dedos apretaremos un poco y dejaremos las marcas de los dedos, como si fueran unas hendiduras.
Echamos las lacas de queso, repartimos las hojas del romero por la base.



Esparcimos unas escamas de sal negra por encima.



Ahora dejamos reposar 45 minutos con el paño húmedo por encima.
Precalentamos el horno a 170º si tenéis ventilador perfecto, si no es así y tenéis el horno sin ventilador tenéis que ponerlo a 190º durante veinticinco minutos en ambos casos.
Nada mas sacar del horno, ser generosos y no escatiméis en  echar un chorrito de aceite del bueno, por encima de la focaccia. 



Yo a los cinco minutos eche otro poco, dejar enfriar y lista para comer.



Esta es mi cena de ayer, un trozo de tortilla de patatas y un buen trozo de esta rica focaccia.




Espero que te animes a probarla!!

Preparación en modo tradicional:
Echamos el agua templada en un bol yo utilizo siempre de ósmosis, se recomienda esta o embotellada el resultado es totalmente diferente a la del grifo, añadimos la levadura desmenuzada y la azúcar y mezclamos bien.
Añadimos la harina, la sal, la mitad del romero desmenuzado y la mitad del queso y el aceite de oliva y mezclamos.
Ponemos algo de harina encima de la mesa de trabajo y amasamos hasta que este todo bien mezclado durante al menos de cinco  a diez minutos.

Formamos una bola con la masa y la ponemos en un bol untado con unas gotas de aceite, tapar con un paño húmedo mejor en agua muy caliente y mantener en una zona templada en mi caso calenté el horno a 35º, lo apague y metí el bol, deje reposar 30 minutos dentro.
Espolvorear un poco de harina encima del mármol y amasar unos cinco minutos, esto ayudara a expulsar los gases. 
Estiramos y ponemos en la bandeja del horno, echamos un chorrito fino de aceite por encima y extendemos con las manos y con los dedos apretaremos un poco y dejaremos las marcas, como si fueran unas hendiduras.
Echamos las lacas de queso, repartimos las hojas del romero por la base y esparcimos unas escamas de sal negra por encima.
Ahora dejamos reposar 45 minutos con el paño húmedo por encima.
Precalentamos el horno a 170º si tenéis ventilador, si no es así y tenéis el horno sin ventilador tenéis que ponerlo a 190º durante veinticinco minutos en ambos casos.

Nada mas sacar del horno, ser generosos y no escatiméis en  echar un chorrito de aceite del bueno, por encima de la masa yo a los cinco minutos eche otro poco, dejar enfriar y lista para comer.
Espero que la probéis, estoy segura de que os va a encantar.

Que aproveche!!
 Ya es casi viernes, os deseo un feliz fin de semana!!

21 julio 2017

Bundt Cake de limón y semillas de amapola


Este Bundt Cake lleva días y echo aun no lo había publicado así que creo que viene muy bien para la merienda de hoy, no os parece?
Me decidí a hacerlo porque acababa de coger bastantes limones de mi limonero y dije tengo que hacer algo con ellos y que mejor que un buen buen bundt cake o bizcocho con ellos, no? 
Pues vi una receta en la red de Alma Obregón, le cambie alguna de las cantidades y esto es lo que salio, os lo recomiendo!! 
Así que listo el desayuno y merienda de mañana, no hay nada como lo casero verdad?
Bueno os dejo con la receta, por si queréis hacerlo y con esta receta me despido hasta mediados de septiembre, necesito como muchos de vosotros un descanso y pensar en las vacaciones, aunque aun me queden un par de semanas de trabajo pero ya se lleva de otra manera, pensando en la cuenta atrás, lo dicho nos vemos a la vuelta, feliz verano a todos.

Ingredientes:
6 Huevos (de mis gallinitas)
500 gramos de harina
250 mililitros de aceite de oliva
450 gramos de azúcar
250 mililitros de nata para montar
Una cucharadita de bicarbonato
Un limón y medio
La ralladura de un limón
3 cucharadas de semillas de amapola

Para el glaseado:
250 gramos de azúcar glas
Un poco de agua

Preparación:
Precalentamos el horno arriba y abajo.
Ponemos la nata y el zumo de limón y lo dejamos entre cinco y diez minutos, se convertirá en una nata agria que dará esponjosidad a este Bundt Cake.
Tamizamos la harina junto el bicarbonato y reservamos.
Batimos los huevos, con el aceite y la azúcar, añadimos la mitad de la nata agria y la mitad de la harina.
Echamos el resto de nata y el resto de harina, también la ralladura del limón y las semillas de amapola y mezclamos bien.


Preparamos el molde y echamos la mezcla.


Metemos al horno durante una hora y pinchamos con un palito de madera si sale limpio ya estará si no dejarlo cinco minutos mas , ya sabéis que cada horno es un mundo.
Sacamos el Bundt Cake del horno y dejamos enfriar encima de una rejilla, a los quince minutos lo desamoldaremos y terminara de enfriarse sobre la rejilla.
Ahora prepararemos un glaseado con el azúcar glas y unas gotas de agua, dejarlo al punto que os guste y añadir por encima cuando este bien frío.



Que bien que huele a limón lastima no os llegue su aroma tras la pantalla.


Disfrutar de la merienda aquí tenéis un trocito.


Que aproveche!!
Deseo que paséis unas felices vacaciones, nos vemos en septiembre!!

14 julio 2017

Pizza de llardons con cebolla y mozarella


Hola que tal, estamos a viernes y como ya sabéis los viernes en mi casa son viernes de pizza con toda mi familia, hoy os traigo esta que no es muy común, de echo es la primera vez que la he hecho y claro, no sera la ultima.
Los que ya me conocéis, sabéis que soy de las que aprovecho lo que tengo por la nevera o la despensa, no me gusta desperdiciar alimentos y si tengo que hacer una pizza aprovecho lo que tengo, como es el caso de uno de los ingredientes de esta pizza de hoy.
Me gustan mucho los llardons, a lo mejor los conocéis como chicharrones en castellano, son un derivado del cerdo, de vez en cuando sin abusar compro unos pocos y me doy ese capricho.
Bueno vamos a lo que os quería contar!! días atrás compre unos cuantos y ni me acordaba de que los tenia dentro de un armario de la cocina, mi sorpresa fue cuando los vi  y se aproximaba su fecha de caducidad, entonces me dije, que podría hacer con ellos para gastarlos? y se me ocurrió meterlos en esta pizza, no sabia como iba a quedar y si iba a gustar, pero si no se prueba no se sabe, verdad? pues como me gusto con ese toque crujiente os paso la receta por si la queréis probar, en casa nos gusto a todos.

Ingredientes:
Para la masa:
500 gramos de harina de fuerza
280 mililitros de agua
30 gramos de aceite de oliva virgen
25 gramos de levadura fresca
10 gramos de miel
15 gramos de sal

Para el relleno:

120 gramos de llardons (chicharrones )
Tomate frito casero
Una cebolla morada
Mozarella
Orégano


Preparación:
Cogemos un bol y echamos la harina, la sal y lo mezclamos. Hacemos un hueco en el centro con una cuchara de madera y ahora añadimos el aceite.
Ponemos a calentar el agua ha de estar tibia no caliente, desmenuzamos la levadura en el agua y lo mezclamos hasta estar bien disuelta y la echamos en el centro, junto el aceite ahora removemos hasta que veamos que cuesta mover fácilmente
Ahora toca ya amasar con las manos durante unos minutos, espolvorear un poco con harina la zona donde se va a trabajar o sea en el mármol y para amasarla bien hay que extenderla y doblarla y así continuamente, después hacemos una bola.
Metemos la bola en un bol que habremos untado previamente con unas gotas de aceite, así luego no se pegara la masa cuando halla fermentado, taparemos con film transparente y reservaremos. 
Ahora hay que dejar que suba la masa el doble de su volumen yo la dejo entre hora y media o dos horas, depende de la temperatura, a mas calor menos tiempo.
 Ahora volvemos a espolvorear el mármol con harina y volveremos otra vez a amasar la masa, hay que quitar el exceso de gas que se ha formado, aplastando y presionando con los puños. 
Después estiraremos la masa con un rodillo hasta que quede bien fina.



Metemos los llardons en la picadora y trituramos.




De manera que se noten los trocitos y no quede totalmente triturados y los  reservamos.



Precalentamos el horno a 210 grados arriba y abajo y con ventilador, este hace que se quede mucho mas crujiente por fuera y esponjosa por dentro, si vuestro horno no tiene esta función ponerlo a 220º y quedara parecido.
Ponemos la masa en la bandeja del horno encima de un papel de hornear para que no se pegue.
Ponemos sobre la bandeja la masa estirada, le untamos con una brocha de silicona un poco de tomate por toda la base.
Ponemos sobre la base los llardons, después la mozarella y por ultimo la cebolla que la habremos cortado a juliana  y un poco de orégano.





Metemos al horno y en cosa de quince minutos estará dorada y crujiente, lastima no podáis lo bien que huele, es una maravilla y lo mejor de todo, es que esta riquísima!!



Espero os halla gustado esta pizza diferente a las de siempre, no me digas que no te quedas con ganas de probarla, verdad?
Que aproveche!!
Que paséis un feliz fin de semana, nos vemos la semana que viene.

06 julio 2017

Tarta mousse de limon


Esta tarta ya la he hecho dos veces en poco tiempo en casa, porque es muy refrescante y apetece mucho ahora con estas calores.
Aprovechando que mi limonero esta cargado de limones, cuando cojo bastantes preparo esta tarta.
La ultima vez que la hice, fue hace unos días y la hice para celebrar el cumpleaños de mi hermana, cada año me dice como quiere que le prepare su tarta este año se ha decantado por esta que esta fresquita, el año pasado me pidió esta,  que también le encanto!!
Os animo a que la preparéis es sencilla de hacer y esta tan rica, que no os arrepentiréis,  y si no ya me contareis.
Vamos con la receta.

Ingredientes:
Para la base:
170 gramos de galletas tostadas María
100 gramos de mantequilla sin sal

Para la tarta:
600 gramos de queso crema Philadelphia
400 gramos de azúcar
400 gramos de nata para  montar
225 gramos de zumo natural de limón
Ralladura de dos limones
8 hojas de  gelatina
Para adornar:
Una ralladura de limón
Unas hojas de hierva buena

Preparación:
Preparamos el molde forrándolo con papel sulfurado y acetato, para luego desmoldarlo fácilmente y quede bonito.
Trituramos las galletas, calentamos la mantequilla y lo mezclamos bien hasta que este todo integrado, ponemos sobre el molde, aplanandolo bien con una cuchara, una vez hecho metemos el molde en la nevera.



Montamos la nata y conservamos en la nevera.
Ponemos la gelatina a hidratar en agua fría, durante cinco minutos.

Exprimimos limones hasta obtener 225 gramos de zumo, cogemos una parte pequeña del zumo y lo calentamos al microondas, en el echamos la gelatina previamente escurrida, la disolvemos bien y mezclamos al resto de zumo. 
Con las mitades de los limones que hemos exprimido, rallamos dos limones enteros, los míos eran grandes, por cierto mirar este que forma mas rara que tiene, la naturaleza a veces nos sorprende.



Mezclamos bien en una batidora, en mi caso lo hice en  Thermomix, mezclamos el queso, el azúcar, el zumo y la ralladura de limón.



Por ultimo sacamos la nata de la nevera y vamos mezclando parte de la nata con la otra mezcla hasta incorporarla toda siempre con movimientos envolventes para que la nata no se vaya abajo.
Sacar el molde de la nevera y echar la mezcla sobre la base de galleta. 



Dar unos golpecitos sobre el mármol para que se siente bien la mezcla y metemos en la nevera.



Pasado un par de horas rallamos otro limón y echamos la ralladura sobre la tarta para adornarla, meter a la nevera al menos cuatro horas mas, yo la metí en el congelador por la noche porque la tenia que llevar al día siguiente a casa de mi tíos a Lloret de mar y esta a cien kilómetros de mi casa y tenia miedo que se estropeara, sabéis llego perfecta allí la desmolde y este es el resultado. 



A toda la familia les encanto, esta feo decirlo pero mi prima me dijo que es la tarta de limón mas rica que se a comido nunca, jejeje, no me abra quedado tan mal verdad?
Si os apetece podéis coger un trozo.



Si os gusta el sabor del limón sin que sea demasiado ácido esta tarta seguro que os gusta.



Bueno no dudéis en probarla, que aproveche!!
Feliz fin de semana.